410

Época Dorada de la Publicidad……….Sexista

El machismo sigue siendo moneda común de cambio en la publicidad actual. Si se compara con la de la época los años 50 y 60, época dorada de la publicidad sexista, vemos que el papel y la imagen de la mujer ha variado lo suficiente como para disimular la preservación de ciertos roles y estereotipos.. Parte de la publicidad actual continua utilizando recursos con carácter profundamente machistas para, supuestamente, atraer a su público objetivo.

Si observamos bien estos ejemplos de mitad del siglo XX que publicamos en este post, probablemente nos vengan a la mente anuncios actuales que conservan matices patriarcales parecidos.

 

 

1. El chef hace de todo menos cocinar. ¡Para eso están las mujeres!

2. Es agradable tener una chica en casa.

3. El Mini automático. Para la conducción simple.

4. ¿Quieres decir que una mujer puede abrirlo?

5. Mantenla en su lugar…

6. ¿Estás segura de que todavía eres virgen?

7. La nueva Underwood 150 es la máquina de escribir diseñada para que tus manos luzcan siempre estupendas.

8. La mañana del día de Navidad, ella será más feliz con una Hoover

9. Ponte al día con la casa mientras pierdes peso.

10. Esposas: mirad este anuncio cuidadosamente. Marcad los artículos que queráis para Navidad. Enseñádselo a vuestros maridos. Si no va a la tienda inmediatamente, llorad un poco. No mucho. Sólo un poco. Él irá.

11. ¡Puedes perderlo en sólo un minuto!

12. Si alguna vez te hubieras roto 14 uñas limpiando un horno, entenderías por qué quiero este horno que se limpia solo.

13. Si tu marido te descubre alguna vez, no estás probando café más fresco…

14. ¡Sí! Los maridos siguen siendo cariñosos… cuando las esposas se protegen contra la piel seca, sin vida y de “mediana edad”.

15. Cuanto más duro trabaja una mujer, más bella luce.

16. No te preocupes cariño. ¡No quemaste la cerveza!

17. ¡Shhh! ¡Mamá está en pie de guerra!

18. ¿Parece tu marido más joven que tú?

19.

20. Esto no pasará: “Estaba a punto de divorciarme de ti, Clementine, porque no hacías un té decente, pero esta maravillosa bebida me hará quererte otra vez” / “Oh, ¡qué suerte! Me cambié al té de Lipton y he recuperado a mi marido”. Esto sí: “Que té tan bueno. ¿Has cambiado de marca?” / “Sí, he cambiado a Lipton. Es mejor, ¿verdad?”.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *